La dulce espía navarra

Tras los sanfermines de 1940, en los que en las animadas calles de Pamplona se mezclaban los atuendos de los mozos con los de los militares del Tercer Reich que habían acudido a la fiesta desde su emplazamiento en Biarritz y en el coso taurino como en el Ayuntamiento pendían los símbolos nazis, desaparece un colaborador del MI6 como poco antes había ocurrido con un subsecretario del Estado de tendencia anglófila.

En ambas desapariciones existe algo en común: una bella joven de la que solo se tiene unas fotografías pero de la que se desconoce todo.

Mientras tanto, en la capital donostiarra, Julián Echániz dentro de la red de los antiguos militantes del Deuxième Bureau, ahora colaborando para el MI6 a través del consulado británico de San Sebastián, recibe el encargo de introducirse en una fiesta que se va a celebrar en el Gran Hotel Frontón de Vitoria donde se tiene información de la probable asistencia de la enigmática joven.

En esta ocasión, en principio, en lugar de una misión puramente ejecutora se trata de intentar entrar en la mente de la mujer seduciéndola, teniendo en cuenta que, precisamente, la seducción es también la mejor arma de ella.

Una excitante historia, narrada de manera atractiva, tan amena como perspicaz, que sumerge al lector, desde las primeras líneas, en un bello, intrigante y peligroso juego de seducción, cuyo laberinto verá su solución en el parque de las Tres Naciones de Bilbao.

Además se añade el cuento satírico*:

El gran debate electoral

Una sátira burlesca, loca y descabellada, sobre los debates y las promesas electorales, las formaciones políticas, los votantes y la contienda que abren las elecciones electorales democráticas entre las opciones políticas para lograr el poder. Un divertido relato que hace al lector pasar un agradable rato con una continua sonrisa —quizá carcajada— en los labios.

*En la Grecia antigua, tras una trilogía trágica, para alivio y diversión del público, se representaba una obra, con personajes de la leyenda heroica y un coro de sátiros, que se denominaba drama satírico.

José Luis Vélaz Negueruela

Donostia–San Sebastián, 1955

Doctor en Derecho, especializado en asuntos mercantiles, ha dedicado su vida profesional a la abogacía de los negocios y en puestos de responsabilidad, dentro de consejos de administración de determinadas compañías; socio fundador de un bufete especializado en tareas corporativas, administrador judicial concursal de muchas empresas en tiempos de crisis y profesor en distintos másteres universitarios. Es autor desde 1997 de diferentes libros de doctrina jurídica mercantil, así como de decenas de artículos de doctrina científica jurídica.

Su pasión por el mundo creativo le llevó a compaginar, en todos esos años, sus ratos de ocio con la elaboración de decenas de obras al óleo y fotografías en una búsqueda sin fin de composiciones estéticas de formas y colores. A pesar de haber escrito alguna obra literaria y algún guion de cine con anterioridad, no será hasta 2017 cuando se publica su primera obra de ficción.

El mar, que aparece en gran parte de su narrativa, es su otra gran pasión. Como capitán de yate ha navegado miles de millas náuticas a bordo de un velero.